A veces me veo en la dificil posición de intentar responder a alguna pregunta sin meterme en el charco de los tecnicismos propios de la profesión. Hace unos días tuve que intentar responder a esto:

¿Estas voces….no suenan como hace años?, ¿porqué?.

Para ponernos en contexto, se trataba de las voces en los dialogos de una pelicula del espacio. Y el personaje era uno de esos malos malísimos, que gracias a sus aventuras y tropelías necesitaba una tecnología espacial para poder hablar y eso hacía que su voz sonara diferente y poco tuviera que ver con una voz humana natural. Por una parte, mi amigo tenía razón, no sonaba como esas voces superprocesadas de hace años, aunque por otra parte, sus dialogos se entendían perefectamente. Esa era la parte con la que yo me quedé.

 

La inteligilibilidad en las voces es la principal cualidad que deben tener en cualquier contenido, ya sea música, cine, animación o videojuegos. Sinó, ¿para que explicamos una historia con unas voces que no van a entenderese?. La vocalización del actor también es importante, y ya tocamos el cielo si tiene una voz con personalidad rica en matices, y ha aprendido a proyectarla, y sacarle el máximo pardtido.

La cosa cambia cuando tenemos en el proyecto, criaturas terroríficas, monstruos que no articulan palabra, o robots parlanchines , en esas situaciones los efectos y procesamiento de dichas voces son cruciales, pero recuerda: ” Procesa todo lo necesario, pero nunca debe perderse la inteligilibilidad que resulta crucila para que se entienda cada palabra que diga, y cualquier matiz emocional que transmita el personaje”.

micro
 Para conseguir esto, creo que existen una reglas fundamentales que no debemos olvidar:

– Consigue la mejor grabación que te sea posible. El material que consigas en esa grabación será fundamental para poder trabajar en la mezcla.

– Mesura con los efectos y procesamientos, ( la mayoría de veces, menos és más).

– Consigue por todo los medios que la persona que va a grabar esas voces, esté relajada y motivada.

– Anímala a interpretar, incluso a ser creativa, y que aporta ideas o matices a su personaje.

– Consigue una sesión fluida y productiva.

– Y por último: graba, graba, graba, graba y graba….ese es tu trabajo!!!.

Y por último, si tienes que elgir entre procesos y efectos, (por muy tentador que resulte), o inteligilibilidad:

“Escoje inteligilibilidad, debe entenderese perfectamente lo que dice el personaje”.